RadioEnVivo
Sociedad Orwelliana – Opinión de Álvaro Royo desde Xiamen
diciembre 2, 2017
Servicio al cliente: lo importante es la actitud
diciembre 7, 2017
Mostrar Todo

Vienen, pontifican… y se van – Opinión de John Zamora

Por John Zamora (Director de Revista Zetta).- ¡Qué vaina tan jodida vivir con el neocolonialismo que sitia a Cartagena!

La ciudad fue por tantos años un punto notorio de la Colonia, como puerto mercantil y esclavista, que muchos aún vienen a la ciudad a ejercer, cual chapetones, el neocolonialismo en todos los ámbitos.

Se trata de una perversa perspectiva en la que los cartageneros somos una caterva de vencejos, buenos para nada, a donde hay que venir a traer todo, o a imponerlo todo, sin derecho a estrilar.

Por esa vía, nos quieren convertir en el hazmerreír nacional, con un agravante: vienen del país de las maravillas, donde no hay corrupción, ni pobreza, ni mala planeación, ni injusticia social. Mejor dicho, lo único que falta para que sea el Edén es que se lleven nuestras playas y murallas.

Otro agravante es que aquí residen muchos amantes del neocolonialismo, que se prestan para todas sus jugadas, y que sufren de la más penosa enfermedad social cartagenera: el canibalismo…. Si, ese mismo que nos tiene en el balde de cangrejos…

Para ilustrar esta perorata, varios botones de muestra.

1.- El Noticiero 24 Horas fue uno de los mejores en la historia de nuestro periodismo, dirigido por Mauricio Gómez, hijo de Álvaro Gómez Hurtado y nieto del Laureano Gómez. Un día se acabó el noticiero, entonces empacó maletas y se fue. Desde entonces poco o nada supimos de él. Seguramente aprovechó el paso de los años para mascar una idea innovadora y revolucionaria, que solo pudo concretar hace un par de meses, cuando vino a Cartagena y realizó unos rimbombantes especiales periodísticos emitidos por el Canal Uno. Vino, pontificó, y se fue. (En el especial no dijo qué hizo él por Cartagena mientras la destrozaban).

2.- Antes de que Manolo renunciara, se tejía la revocatoria y se hablaba de una fecha tentativa. Un día por la mañana llegó en un avión la senadora Claudia López, y como hace en todas partes, vino a regañarnos y a decirnos cuál era la fecha que ella ordenaba. Se fue en el vuelo de la tarde, no sin antes avisar a todos los medios de comunicación que vinieran a registrar lo mucho que amaba a Cartagena. (¿Sabe usted qué proyecto de ley o qué inversión a favor directo de Cartagena ha gestionado la ilustre senadora y precandidata presidencial?). Vino, pontificó y se fue… pero tranquilos, que está en campaña y regresará a regañarnos y pontificar.

3.- Ahora que Manolo renunció, se espera que el Presidente Santos fije fecha para elecciones atípicas, y no nos haga conejo como pasó con el plebiscito, donde triunfó el No. Pero como Santos es mañoso, aquí dijimos:

– “Oh, y ahora quién podrá defendernos?”… (Suena la música heroica del Chapulín Colorado)… (tan, tantan, tan tan…)

– “¡Yoooooooo!”…

¿Adivinen quién aparece en escena? Pues ni más ni menos que el senador Jorge Robledo. “¡No contaban con mi astucia!” dijo al reclamarle enérgicamente a Santos por nuestro sagrado derecho a decidir nuestro destino, pero desde luego amarrado al destino que Robledo quiere para nosotros.

  • Pero si la vaina no es con usted, niña Tulia… (ah, perdón, eso es de Sánchez Juliao, pero aplica)…

Al igual que López, el senador también le avisó a todos los medios del país que se paralizaran pues venía a hacer su show. (¿Sabe usted qué proyecto de ley o qué inversión a favor directo de Cartagena ha gestionado el ilustre senador y precandidato presidencial?).

Esperamos que el senador le avise a todos los medios de comunicación qué candidato le va a recomendar a los cartageneros cuando Santos le haga caso y convoque elecciones, pues sus “pupilos” son bien célebres en Bogotá: primero le alzó los brazos a Samuel Moreno y después a Gustavo Petro, dos verdaderas joyitas…

4.- Cansados de las historias pintorescas que le exigen a Carlos Cataño, donde los costeños somos unos Cantinflas con todas nuestras ocurrencias y servimos para que el jefe de corresponsales se divierta, el canal Caracol hizo un alto en el camino y su mismísimo director de noticias, Juan Roberto Vargas, vino a denunciar que Cartagena está sumida en la pobreza y que la corrupción campea. No sabemos si vinieron en el mismo avión, pero el fiscal Néstor Humberto Martínez vino a decir que la Operación Heroica también se extiende a las Alcaldías Locales. Por algún momento pensé que Vargas iba a preguntar y Martínez a contestar quién le recomendó a Gustavo Moreno como fiscal anticorrupción, pero ese no era el tema, así que ni aquel preguntó ni éste contestó. Tampoco supe si regresaron al país de las maravillas en el mismo avión…

Son solo cuatro casos donde queda palmario que, para muchos, Cartagena sigue siendo una colonia, donde todos vienen, pontifican, y se van.